Regeneración urbana

Durante miles de años la Ría de Arousa sirvió de asentamiento para poblaciones que basaban su economía en la explotación de los recursos del mar. Esta condición se puede reconocer en los depósitos arqueológicos extendidos a lo largo y ancho de la península del Barbanza, así como en los múltiples restos patrimoniales ligados a la industria del mar, que se reparten a lo largo de la franja costera.


Los sectores productivos y sus infraestructuras dieron forma a las “vilas mariñeiras”, pero sobre todo dieron forma a un modo de vida y a una identidad fuertemente ligada con el entorno natural.


La protección de este territorio es base de su desarrollo, pero no basta con proteger lo natural o lo patrimonial, sino que se debe proteger todo un modo de vida.