Economías locales

Las condiciones únicas del entorno natural de Galicia, y en especial de las Rías Gallegas, dota a los productos  alimentarios de una alta reputación en calidad.


En un momento en el que la economía mundial se replantea sus sistemas de producción de alimentos, Galicia se sitúa en una posición privilegiada para el desarrollo de una industria de alta calidad, basada en la pequeña escala y en la gestión común de los recursos.


La gestión forestal constituye unas pieza clave con una gran influencia en la calidad del agua de la Ría y en otros sectores como la ganadería o la agricultura. El turismo se establece como una actividad que debe ser capaz de nutrirse de la calidad de los otros sectores, poniendo en valor los modos de vida propios de Galicia.


En un contexto global en el que preocupa la escasez de recursos naturales y en la que hay una creciente conciencia sobre la manera de alimentarnos, podemos ser optimistas ante el futuro de Galicia: en este lugar la protección de la naturaleza es de interés económico.