Tras 25 años de relación con la Ría de Arousa, estableciendo en Corrubedo su residencia vacacional, David Chipperfield ha sido testigo de los desarrollos urbanísticos incontrolados, de la degradación de los espacios naturales y de las dificultades de desarrollo de las economías. Sin embargo, la calidad de sus paisajes, de sus productos y, en definitiva, su calidad de vida, la convierten en una región con un enorme  potencial de desarrollo.


Por esta razón, en 2016 David Chipperfield impulsó el programa de investigación alrededor de la Ría de Arousa y el Barbanza, el Estudio Arousa, intentando devolver a este territorio algo de lo que le ha aportado. El ejercicio de investigación se centró en el desarrollo y  protección urbanas y  arquitectónicas considerando una relación más amplia con el entorno natural, cultural y las economías locales.

Carta de David Chipperfield