Estudio Arousa: Una herramienta de protección y desarrollo de la Ría.

May 25, 2017

 

 

 

 

Queda claro que estas cualidades son un tesoro a proteger. Pero, ¿qué se debe proteger? No es suficiente con sólo proteger lo natural o lo patrimonial, sino todo un modo de vida. Centrarse únicamente en lo físico puede llevar a soluciones cosméticas. Se pueden encontrar fácilmente ejemplos en ciudades que ahora dependen en gran medida del turismo en busca de lo pintoresco, en las que ha desaparecido por completo su carácter.

 

 

 

En este territorio, el modo de vida está fuertemente ligado a las actividades productivas, a la explotación de unos recursos naturales de gran calidad. A unos sistemas de producción y gestión de pequeña escala, tanto en tierra como en el mar, que dificultaron la industrialización de los procesos, pero se constituyeron como garantías de la máxima calidad del producto.

 

 

 

Tras 25 años de relación con la Ría de Arousa, estableciendo en Corrubedo su residencia vacacional, David Chipperfield ha sido testigo de los desarrollos urbanísticos incontrolados, de la degradación de los espacios naturales y de las dificultades de desarrollo de las economías. Sin embargo, la calidad de sus paisajes, de sus productos y, en definitiva, su calidad de vida, la convierten en una región con un enorme potencial de desarrollo.

 

 

 

En 2016, pone en marcha el Estudio Arousa, un programa de investigación que se desarrolla en el territorio de la Ría de Arousa y el Barbanza. La iniciativa nace con la intención de potenciar el desarrollo económico de la región, a la vez que se protegen los valores del territorio. Ese mismo verano se presenta ante las autoridades locales y regionales, expertos, organizaciones y sectores productivos, un estudio preliminar que describe a grandes rasgos las condiciones del territorio.

 

 

 

Se identifican factores de especial relevancia: Desde el análisis de lo construido, es preocupante el gran número de edificios vacíos o incluso en ruina, produciendo una imagen de degradación e impidiendo un atractivo residencial y comercial. Las áreas portuarias, de carácter industrial, contribuyen a esta imagen. Al mismo tiempo, son los motores económicos de la región y deben liderar un proceso de transformación en el futuro, integrándose en el entorno urbano e introduciendo nuevas actividades. Estas actividades, relacionadas con la investigación y la innovación deben contribuir a la puesta en valor y modernización de los sectores productivos tradicionales, creando un atractivo para los jóvenes, que se ven obligados a abandonar la región por la falta de oportunidades.  Optimizar la marca de calidad, una gestión integral de los recursos y de la calidad de su entorno es vital en este sistema ecológico único, en el que agua es el elemento común, y debería ser elemento de consenso entre todos los agentes. De su calidad dependen las economías productivas de la Ría y la imagen de Galicia en su conjunto.

 

 

 

El interés mostrado por todas las partes hacia esta iniciativa motiva que el estudio se haya consolidado y haya iniciado una segunda fase, en la que se aspira a desarrollar el estudio inicial en una serie de estrategias e intervenciones que se enmarquen en una estrategia integral para la región.

 

 

 

David Chipperfield impulsa la inminente creación de la Fundación Ría, asegurando un compromiso a largo plazo con esta iniciativa y sus objetivos, además de establecer un marco legal adecuado para la investigación y puesta en marcha de futuras estrategias.

 

Desde la oficina que se ha instalado en Ribeira, un equipo de cinco profesionales desarrolla una rigurosa recopilación de datos, basados en la investigación y el trabajo de campo. Mediante la organización de presentaciones, debates, visitas y talleres se busca la involucración de la comunidad local y a la comunidad científica, lo que es fundamental para una correcta identificación de conflictos y potenciales, y posterior desarrollo de las propuestas.

 

 

 

La Fundación Ría pretende establecer un foro de debate y reflexión. Actuando de una manera independiente y objetiva creando lazos colaborativos y acuerdos para desarrollar estrategias coordinadas entre los diferentes sectores y administraciones para el desarrollo sostenible de la Ría.  

 

 

 

 

Las condiciones únicas que definen las rías gallegas y, especialmente, la Ría de Arousa, hacen de este territorio una zona de gran valor natural. Una unidad territorial de ecología única, en la que el hombre se sitúa en una posición central. La idea de excelencia parece dominar este territorio, y dota a sus productos de una alta reputación en calidad. Una imagen que está muy relacionada con su naturaleza, y una visión de Galicia como territorio virgen.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload